In Memoriam Francisco José Morón Rodríguez

 

 

 

In Memoriam Francisco José Morón Rodríguez

 

In memory of Francisco José Morón Rodríguez

 

 


De forma sencilla queremos exponer esta breve reseña que nos acerca un poco a la importante, profunda y extensa labor en la enseñanza, las ciencias y la investigación del hombre modesto, afable, investigador incansable y maestro el Dr. C. Francisco José Morón Rodríguez. Me ha correspondido a mí, como secretaria de la Revista Cubana de Plantas Medicinales fundada por él y puntera en las investigaciones de plantas medicinales a nivel nacional e internacional esta difícil, pero a su vez hermosa y honorable tarea.

Natural de la provincia de La Habana, nació el 24 de abril de 1949, desde joven tuvo inclinación por la investigación, que se haría realidad al estudiar medicina y graduarse en la Universidad de La Habana en diciembre de 1975 de Doctor en Medicina; comienza su fecunda labor docente e investigativa como Instructor de Farmacología en la Universidad de Ciencias Médicas de La Habana, para luego ostentar la categoría de Especialista de I Grado en Farmacología en 1980. En su incansable superación profesional realiza el doctorado en la Academia de Ciencias de Hungría, Budapest, desde octubre de 1980 hasta junio de 1984; luego desarrolla un arduo trabajo al ser nombrado Profesor Principal de Farmacología desde 1985 en la formación de investigadores y médicos.

En 1987 obtiene la especialidad de II Grado en Farmacología e inaugura al año siguiente, en 1988, el Laboratorio Central de Farmacología, una de las primeras entidades de ciencia e innovación tecnológica acreditada por el CITMA. Como Director de esa entidad acomete importantes tareas en la investigación y validación de plantas medicinales, labor primordial del Ministerio de Salud Pública; se vincula al programa TRAMIL (programa de investigación aplicada y difusión de usos tradicionales de plantas medicinales del Caribe), coincidiendo los objetivos de este programa con los de nuestro laboratorio, en la disminución del costo de la terapéutica medicamentosa, al poner a disposición de la población y del personal médico y paramédico, conocimientos prácticos y de validación científica, para el tratamiento con plantas medicinales a un costo mínimo y en armonía con la tradición popular de las afecciones más frecuentes.

Desempeñó disímiles responsabilidades relevantes en el campo de las ciencias médicas vinculadas a la validación preclínica y clínica de los usos tradicionales de las plantas medicinales, entre las que podemos señalar haber sido Coordinador Nacional del Programa de Plantas Medicinales en la Universidad Médica en el Viceministerio de Docencia del MINSAP (1987-1997); Colaborador del Programa de Investigación Aplicada de Plantas Medicinales Tradicionales del Caribe (TRAMIL), Santo Domingo, desde 1988; Miembro del Comité Editorial de la Farmacopea Vegetal Caribeña (TRAMIL) (desde 2000); Presidente de la Comisión Nacional Asesora de Investigaciones en Plantas Medicinales del Viceministerio de Ciencia y Técnica, MINSAP (1991-1997); Coordinador de Cuba en la Red Iberoamericana de Validación de Plantas Medicinales del Programa Iberoamericano de Ciencia y Tecnología para el Desarrollo (1993-1998); Coordinador de Cuba del Proyecto PIGASTRIN del Programa Iberoamericano de Ciencia y Tecnología para el Desarrollo (2003-2005); Miembro del Comité Académico de la Maestría en Medicina Tradicional y Natural desde 1994; y Director Fundador de la Revista Cubana de Plantas Medicinales en la Editorial Ciencias Médicas desde 1996.

Por sus profundos conocimientos, presidió en innumerables ocasiones los tribunales estatales para exámenes de especialistas y fue Presidente del Tribunal Nacional Permanente para la Especialización de II Grado en Farmacología del MINSAP desde 1991, Miembro del Tribunal Nacional Permanente para Grados Científicos de Especialidades Clínicas desde 1992 y Miembro del Consejo Científico de la UCMH.

En su quehacer científico y docente tuvo una participación destacada en las sociedades científicas, principalmente en la Sociedad Cubana de Farmacología, participó en múltiples mesas redondas y coloquios, pronunció conferencias e hizo presentaciones por la radio y la televisión sobre temas científicos y médicos, vinculados al uso y validación de plantas medicinales en Cuba. Fue invitado como profesor a la Universidad Nacional de Trujillo, Perú, Diciembre 2003-2005 y a la Universidad Autónoma Nacional de León, Nicaragua, enero de 2005. Su producción científica fue relevante entre artículos y libros publicados en revistas científicas cubanas e internacionales, siendo en total 111 trabajos entre los que se encuentran, ser el autor principal de los libros de texto: Farmacología General y Farmacología Clínica (2010) y el Manual Práctico: Plantas Medicinales Caribeñas para la Atención Primaria (2008), entre otros.

En reconocimiento a su fructífera vida como científico, profesor y revolucionario tuvo importantes medallas y distinciones, que por solo mencionar algunas, recibió el Premio Anual a la Memoria Científica 1985 y al Colectivo Científico del Instituto Superior de Ciencias Médicas de La Habana en (1990-1992); fue condecorado con la Medalla Martín de la Cruz por la Academia Mexicana de Medicina Tradiciona; Medalla por la Educación Cubana del Ministerio de Educación Superior de Cuba, 1995; Medalla "Manuel Piti Fajardo", MINSAP 2002; y Medalla como Educador Destacado «Orden Frank País» del Consejo de Estado de la República de Cuba, 2008; obtuvo Premios Provinciales y Nacionales (2002) por ser el autor principal del libro de texto: Farmacología General, el Premio de la Sociedad Cubana de Farmacología 2004, Reconocimiento por aportes relevantes al desarrollo de la Farmacología en Cuba 2006 y Reconocimiento Especial por Aportes y Decisiva Contribución al Desarrollo de la Farmacología en Cuba, 2010.

Para los que lo conocimos en su andar cotidiano, saludo sincero, criterio oportuno, sirvan estas líneas de reconocimiento póstumo como el más sencillo y sincero homenaje de recordación al amigo y compañero, profesor de varias generaciones, revolucionario, esposo, padre y abuelo.

Lleguen estas líneas hasta sus familiares, amigos y compañeros, conscientes del compromiso ineludible de continuar por el sendero que él nos mostró con su abnegada dedicación y prédica ejemplar.

Por siempre le recordaremos, estimado profesor.

MSc. Dra. Ana Ibis García Hernández
Secretaria Editora

Revista Cubana de Plantas Medicinales
revistaplant@infomed.sld.cu

 

 

 


 

Quisimos añadir fragmentos de emotivas líneas escritas por nuestros compañeros, que reflejan el sentir de quienes compartimos con él día a día en el Laboratorio, en eventos, colaboraciones, incluida su casa, con su querida familia y sus consentidos animales.

 

Para quienes lo conocimos, quisimos y aprendimos de él; Morón será siempre la persona pausada pero firme, comprensiva pero exigente, brillante pero a veces obstinada. El médico capaz de un diagnóstico certero, el profesor paciente a la hora de hacerse entender y el científico internacionalmente reconocido pero con una modestia y sencillez que elevaba su estatura. Por eso y por otras muchas razones que son difíciles de expresar con palabras, esté donde esté, nosotras seguiremos siendo sus Amazonas.

Investigadora Agregada Lic. Marisol López Barreiro

 

Escribo estas líneas del estimado Dr. C. Francisco J. Morón Rodríguez, él prefería que le llamaran Frank, amigos, familia, allegados, aunque para muchos simplemente el Profe. Quiero hablar de todo lo que dejó en nosotros, como hombre, como persona amable, tranquila, terca, con su ayuda personal muchos logramos nuestras metas. Nunca nos faltó una palabra de aliento, cariño y sobre todo insistencia, insistencia en nuestro desarrollo científico, profesional y personal.

Según Lao Tse: EL QUE SABE ATAR NO USA CUERDAS NI NUDOS Y, SIN EMBARGO, NADIE PUEDE DESATAR LO QUE ÉL HA UNIDO.

Nada más lejos de la verdad, él supo atar con nudos sin cuerdas todo lo que le rodeaba, nuestro laboratorio es más fuerte gracias a él, sus Amazonas somos más fuertes y unidas gracias a él.

Muchas gracias por todo, nuestro nudo siempre será el Profe Morón.

Investigadora Agregada MSc. Ioanna Martínez Hormaza

Resulta difícil hablar de un gran hombre, no solo de la ciencia sino de la humanidad, que aún ausente, continúa presente entre nosotros. Cada día acudimos a su sabio consejo, su carácter afable, buscamos al maestro y recordando su sonrisa con el gran desenfado que lo caracterizaba, llevamos adelante su gran legado.

Aspirante a Investigadora Lic. Gisselle Brito Álvarez

 

Compañero de investigación, hombre cabal, con quien tuve el privilegio en los últimos 6 años de trabajar, compartir e incursionar por conocimientos nuevos para mí, así como brindar los míos en la investigación de plantas medicinales, gracias por su ayuda, siempre lo recordaré.

Investigadora Titular Dra. C. Lérida Acosta de la Luz

 

Morón, siempre cortés, con su buen consejo y sonrisa para cada "buenos días", nos impulsó y guió con su gran capacidad intelectual a nuestro desarrollo profesional, recuerdo con satisfacción su dedicación en mi trabajo de Maestría como tutor, el ánimo y seguridad que me inculcó. Fue mi jefe, profe, compañero de trabajo, consultor de salud y mi amigo personal. Gracias por haberte conocido, duele mucho tu partida.

Investigadora Agregada MSc. María del Carmen Victoria Amador

 

Para concluir estas sentidas palabras, se transcribe el homenaje al Dr. Francisco J. Morón del Dr. Lionel Germosén-Robineau, Coordinador científico de TRAMIL, quien además de ser su colega por muchos años fue también su amigo.

 

Hola Frank:

Normalmente te llamo Morón y todavía más, FM. Numerosas personas ligadas al tema de plantas medicinales han mandado sus pesares formales, sé que son sinceros y te hubiera gustado leerlos, pero no me voy a juntar, no es mi estilo, tendrás que aguantar una vez más mi forma de ser un poco diferente como ya muchas veces me lo has tolerado.

Cuando en 1988 participaste en el taller TRAMIL III en La Habana, llegaste como oponente al uso de plantas medicinales en salud pública, pero saliste totalmente convertido y desde entonces empezamos a intercambiar con frecuencia. Estos últimos años la gran mayoría de los mels eran de trabajo pero no faltaba el toque personal, por ejemplo, mi esposa recuerda que fuiste el único fuera de la familia en desearle anualmente la fiesta de las madres hasta dos veces ya que son fechas distintas en Cuba y RD ...también me mandabas bromas, de las que habían circulado en Internet 10 años atrás, pero yo me hacía el sorprendido para no desanimarte.

Luego de tu "revolución" personal de 1988, has sido de los que más aportaron al programa TRAMIL tanto con trabajos científicos directamente útiles para el uso seguro, como organizando talleres del Comité Editorial, enriqueciendo y corrigiendo monografías de la Farmacopea Caribeña, impulsando el aprovechamiento de usos validados de plantas "TRAMIL" en el sistema de médico de familia y farmacias verdes, haciendo difusión popular con manuales y hasta intervención directa con grupos de ancianos, en fin, muy diversificado para un "gran profesor académico reconocido", pocos son así, lamentablemente.

Otra diferencia significativa tuya con la mayor parte de la especie, tus aportes fueron mayormente gratuitos y por lo menos sin beneficios personales, por eso también mereces un GRACIAS que tenemos grabado en negritas en nuestras memorias.

Además de esas peculiaridades importantes, me llegan en mente varias que hacen de ti un ser bien especial, bien testarudo sobre algunos temas científicos (tus peleas estrictamente metodológicas con Mildred ya nos hacen falta), capaz de ponerte muy enojado para defender nuestra visión común del trabajo, de los pocos hablando húngaro fuera de los nacionales del país y sobre todo: el único cubano que no sabe bailar salsa!... ni otra cosa dicho de paso.

Espero que tus "amazonas" (como decías de tus colegas y asistentes, incluida tu esposa), seguirán el estilo que has promovido en la investigación-acción farmacológica cubana y que también la Revista Cubana de Plantas Medicinales seguirá respetando tu línea editorial.

Bueno, FM, cuando empecé esta carta pensaba concluir con algo grande y bonito como te mereces, pero nada, no puedo, estoy llorando.

Lionel


 





Copyright (c) 2019 Ana Ibis García Hernández

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional.